jueves, 6 de junio de 2013

Otra orilla



Edén atrasa

el gesto amplio de la despedida.



Sin medida,

crece el fa menor de una palabra dulce

hasta quebrar el cántaro

que celaba la última y más añeja lágrima. 



Amanecida y cubierta de mohínes, 

se desborda una nueva canción.






(Foto:Yadira)


10 comentarios:

  1. Sutil, lindísimo, delicado. Los versos finales son originales y exquisitos me encantan. Un abrazo, Yadira!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, querida Alba. Una alegría tus palabras.
      Un abrazote!

      Eliminar
  2. Como dijo Alba, delicado poema y que decir de las fotos. Un placer leerlo y verlas. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, amigo Tiguaz. Me da mucho gusto que veas lo que hago.
      Te mando un beso!

      Eliminar
  3. Hola, Yadira:

    Muchas gracias por tu amistad, por tu constante presencia en mi blog y por la palabras tan amables que me dejas en cada uno de tus comentarios que son muy reconfortantes en éstos momentos de mi vida. Dios te guarde y te bendiga.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias también a vos por tu amistad y presencia. Te mando un fuerte abrazo, Rafael.

      Eliminar
  4. Sumamente delicado. Hay mucha fineza en tus versos.

    Un gusto enorme leerte.

    Serge.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Placer enorme verte por aquí, querido Serge. Muy agradecida por tus palabras.

      Eliminar
  5. Uhmmm, que maravilla. Precioso.
    Un besazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho que te hayan gustado estos sencillos versos, amiga. Te mando un besote!

      Eliminar