viernes, 19 de abril de 2013

Vengo, vida











Me ha marcado la vida,
me ha escrito las espaldas.
Con sus diez mandamientos
me ha enlodado las faldas.
Sin embargo esperaba
como un niño inocente
de su savia preciosa
ese beso en la frente.
Sin embargo corría
al encuentro de ella
cual caricia anhelada
que no espera querella.
Me has marcado, oh, vida.
No has pedido disculpas.
Soy efigie que vengo
a pedirte que esculpas
corazón apropiado
que ligero me lleve,
grácil como gacela,
por este mundo breve.






(Fotografía: "Mujer triste en el suelo" por sueños de angel)
 
http://www.arteyfotografia.com.ar/18490/fotos/407885/


10 comentarios:

  1. Es un placer leer tan hermosa composición. Mis felicitaciones más cordiales y mi recuerdo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo! Placer tu paso por estas letras. Muy agradecida, te mando un beso :)

      Eliminar
  2. Como siempre, lindísimo. El juego entre lo grave y lo liviano es una maravilla. Yadira, prométeme que no vas a dejar de escribir. Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me halagan tus palabras, querida Alba. Y me impulsan a tratar de escribir. Un abrazote para vos!

      Eliminar
  3. Se deshace el alma y se realza para crear un lienzo nuevo con caricias anheladas, sin querellas, con un corazón nuevo que pueda elevarse ligero.
    Vuelo con rus versos. Me alegra cuando te encuentro.
    Un abrazo fuerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y a mí me alegra saber que estás por estos lados, amiga. Muchas gracias, de corazón :)

      Eliminar
  4. Lindeza en tus versos. Preciosos y sentidos.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por venir a leer y comentar mis letras, querido amigo.
      Abrazos

      Eliminar
  5. La vida nos marca a su antojo y así como tú te entregas a sus manos para que te esculpa un nuevo corazón, todos nosotros deberíamos hacer lo mismo para disfrutarla de verdad. Siempre nos resistimos a sus designios.

    Un gusto leerte de nuevo, amiga.

    Serge.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La vida nos moldea y nos enseña. Y no siempre tomamos su consejo.
      Muchos cariños, Serge, mil gracias por tu presencia.

      Eliminar