jueves, 25 de abril de 2013

Referido






Había en un país desconocido

un ente en formación desesperado.

De inerte material era rodeado

el cual no sabía él que era su nido.



-¿Por qué a nada de aquí soy parecido?

¿Por qué nada se mueve ni me ha hablado?

¿Será que en el olvido fui enterrado?

¿Seré un mal, un horror bien omitido?



Sin referente alguno se encontraba,

pero eso no duró muchos segundos:

la madre, con comida, ya llegaba.



La escudriñó con un mirar profundo.

Hermoso, le dijo ella, se llamaba

y él se sintió feliz en este mundo.






(Foto: Yadira)



14 comentarios:

  1. Algunas veces nos sentimos así... como que no encajamos, pero también siempre encontraremos una voz que nos recuerde que somos amados.
    Hermoso soneto con una historia entrañable .
    Un abrazo fuerte amiga mía.
    PD : he intentado varias veces dejar mensajes pero este google a veces se las trae :))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué importante es la palabra que calma la angustia de otro.
      Me alegra mucho que te hayan gustado estos versos, querida amiga.
      Te mando un enorme abrazo.
      (Es cierto lo de Google, tiene sus cosillas, jeje)

      Eliminar
  2. Sencillos y preciosos versos. Una carga de hermosura y equilibrio.
    Imperdonable no leerte más.
    Mi abrazo de corazón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gabriel, amigo, te agradezco tanto. Vaya mi abrazo para ti.

      Eliminar
  3. Uno nunca sabe, y a veces, eso también es necesario.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me has dejado pensando... Bienvenido a este espacio, Jorge. Te agradezco la visita.

      Eliminar
  4. Hola, Yadira:

    El amor de una madre es incomparable e infinitamente bondadoso.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son amores profundos que nos hacen creer en la vida.
      Gracias por venir a leer estas letras, Rafael. Un gran abrazo :)

      Eliminar
  5. Yadira, como siempre es un placer leerte. Un beso grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gran beso para ti, amigo, que me das el placer de tu presencia en estas letras.

      Eliminar
  6. No hay nada como el cobijo y protección de una madre bajo sus alas. Preciosos versos. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Placer que estés por aquí, Beatriz.
      Gracias y un abrazote

      Eliminar
  7. Una imagen muy dulce la que proyectas con tus letras. Un águila llegando a su nido para alimentar a su polluelo.
    Ser diferente no es malo ni bueno simplemente es ser.

    Un gusto enorme.

    Serge.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Somos individuales, diferentes. Pero no somos islas. Necesitamos tener a quien mirar desde el alma para identificarnos y encontrar una referencia a nuestros sentimientos.
      Placer enorme que me das pasando por mis escritos, amigo.
      Abrazos

      Eliminar