miércoles, 10 de abril de 2013

A buena edad







Habitado por sombras en desuso
torpemente deambula el inquilino
de ese sector oscuro del destino
que el consumo de años le dispuso.

No es éste el jubileo que él supuso,
de placer y descanso vespertino:
a sus seres queridos le es cansino
y en cualquier escondrijo es un intruso.

¡Qué triste la abstinencia de ternura
que siguen los que adora desde críos!
¿Habrá para ese mal alguna cura?

Ovillando ausencias y vacíos
esta tarde lastima mientras dura
y el abuelo gasta sus pocos bríos.



6 comentarios:

  1. Un triste poema y sin embargo con tus versos lo conviertes en un bonito homenaje para nuestros mayores.
    Un besazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá los mayores tuvieran el debido cuidado, amor y respeto.
      Un abrazo enorme, amiga querida :)

      Eliminar
  2. Hermoso poema.
    Muchas veces somos egoístas y lamentablemente olvidamos y descuidamos a aquellos seres que han dado todo por nosotros. Pensamos que el verano durara para siempre y que el otoño a nuestras vidas no llegara.

    Un gusto enorme leerte.

    Serge.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es cierto. A veces somos egoístas y no dedicamos tiempo a quien nos lo ha dado en abundancia cuando necesitábamos ser cuidados.
      Es una gran alegría tu paso por estas letras, amigo.
      Un beso

      Eliminar
  3. Un muy bello SONETO,querida amiga.

    disponer el destino nos dispone
    una vida quizás un tanto ufana
    golpeándonos sonares de campana
    que un tanto a ti y a mi nos sobrepone.
    Un abrazo desde el corazón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy agradecida por tu presencia y comentario, amigo Tiguaz, al que adornas con un hermoso cuarteto. Besos y abrazos :)

      Eliminar